Facebook y el control sobre nuestras emociones

Con el paso del tiempo y el desarrollo de nuevas formas de comunicación, las redes sociales han marcado una pauta interesante en lo que son las interacciones de las personas, y dentro de estas redes de comunicación, se encuentra liderando Facebook, un sitio web creado por Mark Zuckerberg, el cual durante los últimos años, se ha evidenciado como crece más y más y hace parte de nuestra vida diaria.

Facebook y las emociones

Poco a poco, entró a la vida cotidiana como un gran beneficio, facilitándonos el dialogo con otras personas, el expresar nuestros pensamiento e ideas, y un sinfín de cosas, pero, que con la gran importancia que asume en nuestra vida, no todo inspira un informe positivo, ya que con el gran permiso que le hemos dado para que esté presente en todo, es evidente que tiene una gran influencia en nuestras emociones.

Frente a esta situación, ha sido motivo de investigadores evaluar el hecho de la felicidad atenuada, el concurso de la popularidad y el quién es el mejor.

En 2009, Sebastián Valenzuela y sus colegas de la Universidad de Texas en Austin midieron la forma en que variaba la satisfacción con la vida entre más de 2.500 estudiantes usuarios de Facebook y descubrieron una pequeña correlación positiva.

Emociones con Facebook

Evaluando el estudio y los distintos efectos de esta red social en las personas, es posible definir varios aspectos, el primero es el hecho de que la persona vea como una necesidad el estar en esta red social y constantemente actualizado de todo en lo que ella acontece, y este es un aspecto que en vez de colocar a la persona feliz, lo disminuye, ya que su satisfacción cada vez más va cayendo y se correlaciona directamente con una baja sensación de bienestar.

Otro efecto que influye, es la envidia, ya que por el hecho natural de vivir pendientes de lo que los demás publican, hacen o deshacen, aumenta el hecho de tener envidia, bajando así a moral de la persona al ver que alguien está viviendo algo mejor o tiene mayor éxito en la vida.

Algunos investigadores se han referido a este efecto como el “síndrome del mundo amigable”, en el que parece que todos la pasan mejor en la vida que uno, y es muy propenso a que esto pase, ya que es un hecho de que sus amigos de Facebook expongan una imagen distorsionada de lo que es su realidad.

Por último factor influyente, es el de la popularidad, ya que se estima que siempre se tiene agregados a desconocidos que tienen más amigos que uno, y no solamente esto, sino que también tengan más parejas sexuales

Seguridad en Facebook

Si bien puede parecer ilógico hacer esta afirmación, existe una razón matemática sencilla de que ello sea así,en primer lugar, las personas relacionadas con muchos amigos tienen una mayor probabilidad de encontrarse entre sus amigos, y cuando esto sucede, estas personas aumentan considerablemente el número promedio de amigos que tienen los amigos suyos, y a diferencia de las amistades del mundo físico, en Facebook usted puede ver exactamente qué tan populares son sus amigos más populares.

Así que, aunque muchos de sus amigos sean como usted, la investigación indica que existe una gran probabilidad de que al menos una persona de su red social sea considerablemente más rica o más feliz que usted.

Concluyendo, es de suma importancia evaluar el hecho de cómo las redes sociales influyen en mi vida, en mi entorno y en mis decisiones, el aceptar que ha tomado una posición privilegiada y reflexionar el hecho de que nos presenta una realidad distorsionada, después de analizar y reflexionar sobre esto, es relevante empezar a tomar decisiones sobre lo que permitimos que las redes sociales tomen sobre nosotros, no solo Facebook, también incluye Twitter, Instagram, y el sinfín de redes que están cogiendo popularidad.

Es importante tener un control de nuestra privacidad, y no dejar que las redes sociales tomen parte de nuestra vida, sino que sea una forma de entretenimiento social y no de sufrimiento, y que la mejor manejar de comunicarnos sea interactuar con otras personas en la vida real, no en la virtual.

Privacidad

Dejar un comentario